Los resultados obtenidos de las excavaciones llevadas a cabo en el cerro de San Miguel, arrojan un resultado de 17 yacimientos medievales datados del siglo X.

El próximo sábado 5 de agosto se ha organizado una visita guiada a  los yacimientos y a una pequeña sala de exposiciones habilitada en la Ermita de San Juan donde se exponen los resultados de este último trabajo. La exposición permanecerá abierta hasta el próximo 15 de agosto. También al realizar esta visita, además de un paseo por el resto de la Bald’onsella. puede aprovecharse para visitar el Torreón de Navardún y la localidad de Sos del rey católico inmersa en la Feria Medieval.

El decano del Colegio Oficial de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras de Aragón José Ignacio Lorenzo es quien ledró las labores de desenterramiento y restauración, de lo que dió cuenta en la rueda de prensa realizada en la Diputación Provincial de Zaragoza donde explicó los detalles del proyecto.

El descubrimiento de la necrópolis se remonta a enero del 2014, cuando un vecino de la localidad, mientras realizaba la limpieza de un terreno, encontró una tumba semienterrada. No era la primera vez que los vecinos de Lobera de Onsella habían encontrado yacimientos arqueológicos en sus terrenos, pero en esta ocasión el buen estado de los restos impulsaron a tomar las medidas pertinentes. Los restos se retiraron del terreno y fueron almacenados hasta poder encontrar presupuesto para poder llevar a cabo las analíticas necesarias para dilucidar su antiguedad, que finalmente pudieron realizarse años después con la calibración en Estados Unidos de dos de los túmulos funerarios encontrados, siendo finalmente datados entre el año 943 y el 1024